Los niveles de base de la depresión no afectan la eficacia del tratamiento de terapia cognitivo-conductual de autoayuda para el insomnio

Depresion2

Resumen

Antecedentes: La terapia cognitiva conductual puede tratar efectivamente el insomnio (TCC-I). Ensayos controlados aleatorios han demostrado la eficacia de la TCC-I de autoayuda, pero no está claro si la exclusión de los pacientes depresivos aumentó los efectos del tratamiento.

Método: Se administró TCC-I sin apoyo de autoayuda en pacientes con insomnio los niveles de depresión de baja y alta. Basándose en la escala Centre of Epidemiological Studies-Depression (CES-D), la muestra reclutada en Internet (N = 479) se dividió en tres grupos: menores puntuaciones de depresión (n = 198), puntuaciones de depresión leve (n = 182) y puntuaciones altas de depresión (n = 99). Los seguimientos eran a las 4 y 18 semanas después de la finalización del tratamiento.

Resultados: A las 4 semanas de seguimiento, todos los grupos presentaron una mejoría similar en las medidas primarias del sueño (d = 0.1-0.7, p <0,05) y las calificaciones de insomnio secundario (d = 1,2, p <0,001). La única diferencia fue que los grupos de depresión alta / leve tuvieron una reducción más pronunciada en la depresión (d = 1.0-1.1, p <0,001) y las puntuaciones de ansiedad (d = 0.7-0.8, p <0,001) que el grupo de depresión baja (depresión y ansiedad: d = 0,3, p <0,01), posiblemente debido a los efectos de base en el último grupo. Los efectos observados se mantuvieron en las 18 semanas de seguimiento.

Conclusiones: Este estudio mostró que la TCC-I es eficaz, independientemente de los niveles de depresión iniciales. El tratamiento de la combinación del insomnio y la depresión es un desafío adicional ya que está asociada con el aumento de los problemas del sueño. Estos datos pueden ayudarnos a comprender la relación entre el insomnio y la depresión, e indican que la TCC-I de autoayuda puede ser una adición prometedora para el tratamiento de la depresión regular.

Para acceder al texto completo, consulte las características de suscripción de la fuente original:onlinelibrary.wiley.com/journal/10.1002/(ISSN)1520-6394

Abstract

Background: Cognitive-behavioral therapy can effectively treat insomnia (CBT-I). Randomized controlled trials have shown efficacy of self-help CBT-I, but unclear is whether excluding depressive patients boosted treatment effects.

Method: We administered unsupported self-help CBT-I to insomnia patients with low and high depression levels. Based on the validated Centre of Epidemiological Studies-Depression (CES-D) scale, the internet-recruited sample (N = 479) was divided into three groups: low depression scores (n = 198), mild depression scores (n = 182), and high depression scores (n = 99). Follow-ups were 4 and 18 weeks after completion of the treatment.

Results: At 4-week follow-up, all groups had a similar amelioration on the primary sleep measures (d = 0.1–0.7; P < 0.05) and the secondary insomnia ratings (d = 1.2; P < 0.001). The only difference was that the high/mild depression groups had a steeper reduction in depression (d = 1.0–1.1; P < 0.001) and anxiety scores (d = 0.7–0.8; P < 0.001) than the low depression group (depression and anxiety: d = 0.3; P < 0.01), possibly due to floor effects in the latter group. The observed effects were sustained at the 18-week follow-up.

Conclusions: This study showed that CBT-I is effective regardless of baseline depression levels. Treating the combination of insomnia and depression is an extra challenge since it is associated with increased sleep problems. These data may help us understand the relationship between insomnia and depression and indicate that self-help CBT-I may be a promising addition to regular depression treatment.